28 ago. 2011

Antonio

Sus padres caminan un poco por detrás de él en  la avenida. 
Aparentaría ser un hombre normal, si no fuera porque se le ve siempre feliz. Es un chico de entre 20-25 años, alto, moreno, elegante, tirando a guapo.  Va de chica en chica, de mujer en mujer, de lado a lado del paseo deseando conocerlas a todas. ¿Te llamas Almudena? - pregunta- . Porque si te llamas Almudena podrías ser mi hermana.  Entonces te deja un espacio de tiempo para que digas tu nombre -real o inventado- y después te sigue hablando: ¡Qué pies más bonitos tienes, ¿te importa que los bese?, me gustan tus zapatos,  el color de la pintura de tus uñas me encanta, qué guapa eres, ¿lo sabes? ¿conoces a noséquién que trabaja en noséquésitio? si la ves dale recuerdos...
El otro día en el "todo a un euro", en el pasillo donde están las velas, le pidió matrimonio a una chica,  y cuando ésta lo miró asombrada, se fue corriendo hacia la salida, y sonriendo le pidió matrimonio a la cajera.
Pese a todas las negativas, Antonio sigue siendo feliz.

3 comentarios:

  1. Te imaginas que extrapoláramos. Preciosa imagen, enhorabuena. Beso.

    ResponderEliminar
  2. Creo que también lo he visto. -aún no sé si es realmente feliz o anda buscando a alguien para serlo. Como todos, vaya...

    ResponderEliminar
  3. bonito, qué poca gente es realmente feliz hoy en día..

    ResponderEliminar