23 dic. 2010

Ensalada navideña de pensamientos varios.

¡La cantidad de veces que moví el culo de un lado para el otro tratando de hacerme un hueco! Hasta finalmente encontrar un sitio, el mío,  ¡tan cómodo y tan pequeño! Como el perro que da vueltas y vueltas buscando su echadero...
Es curioso como al final las cosas nunca son para tanto...

Hoy he despertado con los pensamientos como piezas sueltas de un puzzle, desordenada.
¿Dónde estoy? (Ah, sí, ya me acuerdo, en la habitación de mi hija) ¿A qué hora empiezo a trabajar? (¡Ay, qué rico, hoy no trabajo, ya estoy de vacaciones!) ¿Por qué estoy tan espesa? (Porque ayer bailaste como una posesa y anoche te tomaste un relajante muscular), ¿Qué tengo que hacer hoy? (¿Recuerdas? Llevar la torre del ordenador, pedir cita en rehabilitación, asegurarte de que aún te vale la matrícula que pagaste en el gimnasio, comprar algunas cosas para comer...) ¿Qué hora es? ¿Estará el día calentito? ¿Seguirá el tiempo del sur? 

Ya recobrado el conocimiento, me sigo preguntando, qué carajo habremos hecho en mi instituto para merecer los claustro-castigos a los que nos someten. Ayer el equipo directivo se superó a sí mismo metiéndonos, de doce a una y media, una formación sobre cómo tratar al alumnado epiléptico. (¡Sí, eso fue ayer, 21 de diciembre, fun-fun- fun!) (Lo único que consiguieron es que llegara al almuerzo de navidad con ganas de emborracharme).
En el apartado de "ruegos y preguntas" la pregunta fue: ¿Y cuántos alumnos epilépticos tenemos? Obteniendo por respuesta:  "se recoge en acta la pregunta, se le dará respuesta en el próximo claustro". (¿No me digas que no es para meterles por el culo una cánula entera llena de relajante muscular? Sí, ya sé que no es propio de estas fechas tener estos malos pensamientos).
¡¡Me emborraché!!

¡¡¡No me gusta la navidad, no tengo eso a lo que llaman "espíritu navideño".  Digo ¡NO! a la reunión familiar por obligación, a comer solomillos a doble precio, a decorar la casa con rojos, verdes y dorados, a regalar por compromiso, a gastar por gastar!!!
Para mí lo único bueno de estas fechas son las vacaciones. ¡¡¡Qué bueno, qué suerte tengo de terminar un año, y empezar el otro, con días de descanso y la paga extra ingresada en cuenta, qué rico!!! ¡Soy una privilegiada!

7 comentarios:

  1. Pero más privilegiada por ser consciente de ello... que luego hay por allí mucha gente que no sabe ni lo ue tiene y por tanto no lo disfruta :)
    Un fuerte abrazo porque-si (no necesariamente navideño)

    besitos

    ResponderEliminar
  2. ya somos dos las que bebimos ayer demasiado...un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Si que eres una privilegiada, con tanto paro que hay hoy en día, se ven verdaderos dramas.
    Que el nuevo año te prodigue con toda clase de bendiciones y muchas vacaciones, para que descanses de tanto claustro-castigo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Desde luego que somos unos privilegiados con la que está cayendo. No tenía ni idea del sadismo del equipo directivo de tu centro. ¡Eso sí que es JODER! ¡A mí no se me ocurre eso!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Ah, otro bicho raro como yo.

    Que disfrutes de las vacaciones, de la breve ausencia de claustros y que sigas siendo privilegiada.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Ojalá estas vacaciones sean tan buenas como esperas, o un poco más. Mantente firme en tu decisión de disfrutarlas y les resultará más difícil estropeártelas. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Feliz 2011, Glora. Un beso!!

    ResponderEliminar