21 oct. 2010

abrázame...

Las seis y media cuando despierto
en la cama vacía de siempre,
una de las dos almohadas: intacta...
una manta doblada abriga este corazón
a veces solo, hoy solitario...
¿y el alma?
el alma rota de ganas de besos.
Las diez de la mañana
cuando tiendo en la arena
una toalla tan gastada como mi esperanza;
la playa en esta soledad es más inmensa aún.
Está la hora de volver del trabajo,
la del almuerzo,
la de la siesta,
las de conversar,
las de reírnos,
las de hacer el amor,
las de discutir,
las de reconciliarnos...
cómo tardas en venir para quedarte...
Hay días que sí,
que mis brazos son largos y puedo,
pero hoy,
hoy por más que lo intento
no me llegan para abrazarme.

5 comentarios:

  1. mis brazos sí que son largos, cruzan mares y océanos para abrazarte!!!

    Te quiero mucho, preciosa.

    ResponderEliminar
  2. La toalla, como tu esperanza,
    debe ser cambiada.


    Te pienso, te leo...

    y sobro todo te abrazo...



    ... y además te doy un beso.

    ResponderEliminar
  3. Hola, como me ha gustado este post, será porque me siento identificada.Está lleno de sentimiento, y pasión, notas de meláncolia, pero se deja ver la esperanza e ilusión tras las palabras.
    Un saludo, C.

    ResponderEliminar
  4. serán por abrazos... aquí te va el mío!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. No hablas de los deliciosos pasteles de nosecuantos chocolates,pero tus abrazos están muy bien.Pero que muy bien

    ResponderEliminar