26 jul. 2009

Tenemos en casa un caracol suicida.

Olvidé decirle a mi hija, antes de salir para Avilés, que cuidara de él. Enseguida le mandé un sms. Aquí sigue... (el caracol).

Como el tiempo es relativo, cinco días en Asturias, no son cinco días de 24 horas cada uno, sino que al principio son muchííísiimo más, y, al final, nada, un suspiro, un pispás. Pensando ahora en el viaje, algo menos resacada, menos cansada y con un poco más de perspectiva, la impresión sigue siendo la misma: un PLACER ENORME haber conocido más a las amigas blogueras, compartir comida, abrazos, risas...; otro PLACER ENORME incorporar a mi vida nuevas personas, y practicar con ellas, desde el corazón, la mirada esponja; un REGALO PARA EL ALMA intuir el mar desde cualquier punto de la ciudad al escuchar los sonidos de las gaviotas; GENIAL haber aprendido tantas cosas, unas para llevar a la práctica y otras para no hacer jamás.

He llegado a mi casa con una mirada nueva. Y con esa nueva mirada he mirado al caracol. He caído en la cuenta de que vivir en una fiambrera de plástico, no es vida. Ni lo es compartir espacio con la lavadora, el cubo de la basura y la botella de lejía. Creo que el caracol, cada vez que trepa por su casa de plástico, y cae metro y pico más abajo, no pretende terminar con su vida, todo lo contrario, desea encontrar una vida mejor. Estoy segura.

9 comentarios:

  1. Eso es saber transmitir emociones. Sí, señora.

    ¿Y no estás considerando llevar al caracol al prado?

    ResponderEliminar
  2. Genial, tu misma has descrito lo que siento y lo que me he traido de Avilés. Un besazo, corazón, me gusta tu blog, Javier.

    ResponderEliminar
  3. todo ese texto es el sms que le escribiste a tu hija??? chacha!!!
    precioso post, Glora... cómo se te nota la influencia del encuentro blogueril-bolleril, jajaja, además de haber conocido Avilés y haber aprendido tantas cosas en tu curso... se puede pedir más???

    pues sí!!! saber que existe una vida mejor e ir a por ella... como el caracol (o caracola).

    La vida es de las valientes como tú. Te mando un besazo enooorme y te informo que aquí en Mallorca sucede lo mismo con el tiempo... ya sabes...

    hace ya más de un mes que vino Morganita??? lo parece, lo parece, jejeje

    ResponderEliminar
  4. Qué regreso más espléndido!

    Pobrecito caracol suicida. Pobrecito.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Mmmm... Con las vacaciones siempre suelen pasar esas cosas. Suerte que te sientas renovada. Suerte de disfrutar con amigos. Quédate con ello.

    ResponderEliminar
  6. jajajaja qué de cosas bonitas tienes en tu casa... un caracol con aspiraciones de aviador. Un beso preciosa. Bienvenida a casa. Qué buen verano.

    ResponderEliminar
  7. Suéltalo, así le darás la oportuniada de conocerla.

    ResponderEliminar
  8. Preciosa entrada y excelente reflexión( "Creo que el caracol, cada vez que trepa por su casa de plástico, y cae metro y pico más abajo, no pretende terminar con su vida, todo lo contrario, desea encontrar una vida mejor")

    ¡Avilés, qué recuerdos!


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Como me encanta esta entrada, chica, así cortita como es. Preciosa.

    ResponderEliminar