13 abr. 2009

Si la vida fuera un juego, se podría pedir el ojo de halcón o tiempo muerto.

La vuelta al trabajo ha sido… rara. Empezamos el día saludándonos como si nos hubiéramos visto el día anterior... porque eso fue lo que pasó.

El domingo recibimos un mensaje comunicándonos la muerte del hijo de F., un compañero nuestro, muy querido.

En el tanatorio nos vimos y allí, en vez de hablar de lo que hicimos o dejamos de hacer en semana santa, hablamos de la muerte, qué mierda; de la vida, una mentira; de la importancia de vivir el aquí, el ahora (hablé yo); de la imposibilidad de consolar porque no hay consuelo.

Para muchos las lágrimas fueron inevitables. Yo no pude llorar… para algunas cosas soy de efectos retardados…

La vida sigue. Para los familiares y amigos que sufren esta pérdida tan grande, este dolor, esta impotencia, también sigue la cuenta. Es totalmente injusto, el tiempo que se vive sufriendo tendría que ser descontado.

Pero la vida no es un juego.

12 comentarios:

  1. Sobre todo tendría que estar prohibido en este juego que l@s hij@s murieran antes que su padre y su madre, es totalmente antitodo y no creo que haya nada que supere ese dolor, qué pena.

    ResponderEliminar
  2. qué se puede decir??

    Nada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. todas las muertes se suman y se cuelgan de las muertes que hemos vivido anteriormente... aunque no puedas llorar ahora, tiene que salir, preciosa Glora, tiene que salir en su momento. Y lo reconocerás...

    Un abrazo intenso y cálido

    ResponderEliminar
  4. No puedo imaginarme el dolor de ver a tu hijo joven morir al lado de Las Canteras, agarrado al mástil de una guitarra como un crucificado.
    Me golpeó saber lo que pasó, aún después del rumor de los días.Ojalá hubiera palabras para dar algún consuelo.
    Un abrazo a Félix.Otro a ti.

    ResponderEliminar
  5. estoy con marcela, sean de la edad que sean, ningún hijo debería morir antes que sus padres... es horroroso y no puedo ni pensarlo. Dicen que es el unico duelo que nunca termina

    besos

    ResponderEliminar
  6. Te envio un besazo y un abrazo muy fuerte cariña.

    ResponderEliminar
  7. Por desgracia, muchas veces son esos momentos los que nos hacen valorar la vida...
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  8. Los seres humanos no estamos preparados para asumir muertes de este tipo, más aún cuando se trata de una persona tan joven. Son tantas las preguntas que nos hacemos y que no tienen respuestas. Los seres humanos tenemos un gran porcentaje de casualidad, nuestra vida es un accidente nada más.
    Pienso que de un golpe como este no se levanta tan fácilmente y, como bien dices tú, no hay consuelo posible para tanta desolación.

    Cuando estuve en el tanatorio, se me hacía un nudo la garganta al comprobar como F y todos los familiares estaban tan derrumbados, sin más consuelo que la resignación y la impotencia.

    Es cierto, la vida sigue pero para estos padres será, sin duda, más muerte que vida.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  9. la vuelta a las clases ha sido rara para todos.. fue corta y breve .. un pequeño anuncio de algo mejor... pero tan escaso.. lamento esa pérdida.. sobre todo cuando se es tan jóven

    ResponderEliminar
  10. No pude acercarme al tanatorio, soy madre y me converti en cobarde ante este dolor.

    ResponderEliminar
  11. Nadie está preparado para asumir la muerte. Yo he llevado un susto hace 6 meses (un bultito en el pecho), me asusté muchísimo y de repente fui consciente de verdad de que un día desapareceré como si jamás hubiera existido, y el solo hecho de pensar en el día en que mi marido y yo no podamos mirarnos a los ojos, me atemoriza muchas noches y ahora cada cosa que hago, la hago contando que me queda un día menos. Cuando envidio a la gente que cree en Dios y en la vida eterna.

    ResponderEliminar