10 mar. 2009

Perdone pero hoy no he tenido tiempo de salvar el planeta...

Las superwomen somos así, aunque nos levantemos con tortícolis no hay quien nos pare. Preparamos en un santiamén el desayuno doble del chiquillo (uno para casa y otro para el colegio), le ponemos de comer a la perra, al caracol y nos preparamos un café cortado. Damos clases con ración extra doble de ruido (el de las obras de construcción de un hipermercado frente al instituto y los del propio alumnado). Coordinamos reuniones que se celebran en horas en las que sería obligatorio hacer la siesta y proponemos soluciones para todo. Damos orientación académica a quienes no la han pedido. Tomamos medio sandwich para almorzar. Trabajamos de ocho a cinco y, a las cinco y media, ya estamos escuchando lo que el tutor de nuestro hijo tiene que decirnos. Las superwomen aguantamos sin inmutarnos que los hijos no hayan hecho la tarea de inglés en todo el trimestre. De camino a casa pasamos por el supermercado, subimos de una sola vez el maletín, el bolso (grande, tipo Mary Poppin) dos bolsas y una garrafa de cinco litros de agua. Cargamos la lavadora, tendemos la ropa, miramos sin temor el último recibo de Endesa, hacemos el potaje del día siguiente, preparamos las clases y escribimos, a más de doscientas cincuenta pulsaciones por minuto, un post. Aguantamos como nadie las ganas de orinar y encima conservamos el buen humor. ¿Se nos puede pedir más?

7 comentarios:

  1. ay diossss, Glora, para, para, que me haces perder el equilibrio precario ese en el que me encuentro...

    me suena TODO TANTOOOOOO
    pero yo creí que dentro de poco me iría "independizando" y que a la (que yo creo que es la) edad de tu chiquillo ya se le podría pedir que se hiciera el desayuno doble, se responsabilizara de sus deberes e incluso que nos subiera la compra del supermercado (si no se le impone cinicamente como castigo por haber tenido que aguantar la charla de su tutora!!)

    superwoman: que tengas una noche de sexo desenfrenado (en sueños) de esas que tu tienes, bonita, que te la has ganao...

    ResponderEliminar
  2. (jó, no entró mi comentario. Confirmado, pues, que blogger está haciendo de las suyas)

    Me arrancaste una sonora carcajada (y sentida) porque lo has reflejado tan bien, en este tan buen post...!

    Y te decía que te vinieras para acá que aquí, además, las superwomans han de tomar el sol obligatoriamente.

    Y te mandaba besos...

    ResponderEliminar
  3. ... y encima tienes tiempo para leer lo que otros escriben en los blog y, además, dejarme un comentario maravilloso.

    Gracias

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Cierto. Las superwomen somos así. Lo que nos echen y más. Aunque reconozco que esto de estar en casita, pensando en las musarañas, es una delicia....

    ResponderEliminar
  5. Si es quienes no tenemos descendencia lo tenemos algo más fácil...vete a orinar que es malísimo aguantarse.
    Ah, y sigue escribiendo post así que me ha encantado, qué bueno, es más, con tu permiso lo copio para usarlo en alguna charla porque me encantó.

    ResponderEliminar
  6. Sinceramente, no, no se puede pedir más. ¿Un momento de respiro, quizás?

    ResponderEliminar
  7. ¡¡tienes un caracol!!! (¿vale caracol animal de compañía??)

    ResponderEliminar