12 jun. 2008

Penúltima reunión de departamento. Desahogándome.

…y perdí los papeles, lo confieso…no sé controlar algunos de mis impulsos…

Hoy el impresentable compañero de departamento (al que bautizaré “Tocatoca”, en honor a los ovarios, las pelotas, las narices, las orejas y demás partes del cuerpo que si se tientan sin amor jode que no veas…), se estaba portando muy bien en la reunión, hasta... (¡pasen, pasen y lean!)

Nosotras, las compañeras, nos mirábamos asombradas arqueando las cejas, sin dar crédito a lo que en aquella habitación estaba ocurriendo. Yo, la verdad sea dicha, tenía el presentimiento de que en cualquier momento aquella calma se iría a la mierda. ¿Conoces esa sensación que se tiene en el cuerpo cuando sales de casa sospechando que algo se te olvida…?… ¡pues eso, así me sentía!

Hacíamos el listado de libros de texto para el próximo curso y le llegaba el turno a Tocatota, por eso, le pregunto:
- Y tú, Tocatoca, ¿mantienes el libro de texto que estás usando este curso? ¿No pides? ¿Recomiendas algún otro?
A lo que Tocatoca responde: ... si la asignatura la va a dar otra persona pues sí, sí que van a necesitar libro de texto, … si la tuviera yo, pues no, la verdad es que no haría falta porque blablabla, blablaba… y que quede claro que no estoy dispuesto a que me estén atiborrando a preguntas... blablabla... y que no pienso ayudar a nadie... (más blablabla).

Me revolví en el asiento, chillando y con el índice derecho al viento, le suelto: ¡NO TE LO CONSIENTO, UN POCO DE RESPETO, A VER SI DEJAS DE CREER QUE ERES EL ÚNICO Y EL QUE MEJOR HACE LAS COSAS, JODER, QUE YA ESTÁ BIEN, RECOÑO!

Tocatoca: (Inspirando tranquilamente). ¿Cómo que ya está bien? ¿Quién eres tú para blablabla, blablabla... blablabla.

Tocatoca puso cara y pose de rey. Yo me sentí como un cachito de pollo espichado en un palillo por no saber controlarme...

11 comentarios:

  1. En todo los Claustros siempre hay un o una tocatoca. Pero yo estoy aprendiendo a restar, a restarle importancia a toda esta panda de tocatoca.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡qué duro es el final de curso! menos mal que ya queda poco así que ánimo

    ResponderEliminar
  3. Ay, Tocatoca, se ve que allá donde va tiene que hacer de las suyas.
    Bien, respira hondo, la penúltima ya pasó, queda la última. Para evitar males podrías acudir absorta en las musarañas, tan socorridas ellas siempre.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. ¡Cómo me he visto a mí misma...!
    Muchas veces he reaccionado así de mal con l@ tocotca de turno. Pero, pensando, pensando... no habré hecho yo de tocatoca más de una vez?

    ResponderEliminar
  5. joder, cuántos/as tocotoca hay por el mundo! Una plaga. Las actitudes, está claro, es un problema de actitudes. Tipejos como éste (y tipejas) dando el huevito sin aportar nada sustancialmente interesante o una superficialidad más que fuera... Y qué quieres que te diga?? que no pasa nada porque alguien les levante el dedo y les diga a la cara lo borde que es. Que tampoco arregla nada, porque el problema lo tienen ellos/as y no tú, pero que ya está bien, que se sitúen.

    Bueno, si te sientes así pues te sientes así, tampoco vas a ir ahora en contra tuya si te sientes así pero que no has hecho más que jugar limpio también te lo digo y, en el fondo, creo que es lo que le reclamas.

    Colega, tú vales mucho. Mucho, muchísimo y a veces está de ptmadre desahogarse, desinhibe.

    Hoy extra de besos!

    ResponderEliminar
  6. que les den a todos/as los tocatoca!! me quedé con ganas de decir esto

    ResponderEliminar
  7. A por ellos, oé, a por ellos, oé...a por los tocatoca, me refiero. Me ha encantado el mote, lo apunto para usarlo a diario, que conozco a más de uno.

    ResponderEliminar
  8. Besitos a tod@s y muchas gracias por los comentarios, opiniones y ánimos!
    mmmmmmmm qué haría ya sin ustedes!

    Para tod@s abrazos y sonrisas :-)

    ResponderEliminar
  9. No sabes cómo me solidarizo contigo, compañera. A los, y las, "Tocatoca" de este mundo habría que borrarlos del mapa, o expulsarlos de la profesión, o... dado que no es posible nada de ello, por lo menos, que sepan que no comulgamos con sus ruedas de molino.
    Es verdad, se queda una fatal, después de haber perdido los estribos (lo sé por experiencia), qué lástima no poder/saber machacarlos sin que se nos mueva u un pelo. Ahora bien, yo estoy ir aprendiendo (que mañana tengo a uno de esos "Tocatoca" en una reunión de una Comisión Regional y, apesar de que estoy como una malva, me temo, oyes, me temo.

    ResponderEliminar
  10. Jajajajajajajajaja, me ha hecho gracia, he reconocido a los personajes. Jajajajjajajaja.

    ResponderEliminar
  11. Ya falta muy muy poquito. Y no volverás a ver a todos los tocatocas hasta dentro de un par de meses en los que llegarás con tan buen ánimo que ni siquiera te harán hervir sus gilip... (uys, que estamos en horario infantil!!!)
    Un abrazo de ánimos.

    ResponderEliminar