11 jun. 2008

AHORA

Soy consciente de que últimamente deseo a todas horas estar viviendo algo diferente a lo que vivo. Quiero, por ejemplo, dejar de contar hacia atrás los días que faltan para terminar el curso (30, 29, 28, 27…11). Quiero contar sólo hacia adelante, contar M-O-M-E-N-T-O a M-O-M-E-N-T-O. Lo deseo de verdad. La parte teórica la tengo controlada, aunque, casi nunca consigo ponerla en práctica. Sin ir más lejos, si me descuido, hasta este ratito se me escapa pensando en lo que debo hacer a las cinco...
(Publicado a las 3:35)

7 comentarios:

  1. Cierto, yo también tengo problemas para coordinar la teoría con la práctica. No sé si esto llega a aprenderse alguna vez... ¿ves? ya lo estoy haciendo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Qué tremenda es la incapacidad que arrastramos para disfrutar del presente.
    Me pasa como a ti y a aMINÚSCULA, la teoría me la sé a la perfección. Sobresaliente, sacaría en teoría, la práctica...¡ah, la prñactica!

    ResponderEliminar
  3. Uff!
    Eso de saborear el presente es cosa que todos sabemos estupenda y muchos somos incapaces de conseguir, si no estamos pendientes de ello con los cinco sentidos.
    En la cabeza lo tengo todo planificado, pero cuando me pongo a la práctica, meto el automático de las rutinas y el disfrute no debí programrlo, maldita sea!

    ResponderEliminar
  4. qué bien explicado. Uff, cómo te entiendo. Besos

    ResponderEliminar
  5. Supongo que en ocasiones es inevitable, pero tienes razón que debemos pensar más en el momento...
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Tienes toda la razón del mundo, es necesario vivir a cada instante. A veces, un instante es infinito.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, sólo se trata de irlo practicando todo lo que se pueda... (aunque no creo que nunca alcancemos a controlarlo).

    ResponderEliminar