29 abr. 2008

...hasta que acabe el día...

de mí no me responsabilizo

me abandono en ti

en tus caricias

en los sonidos que haces cuando respiras...


lee en mi piel escamosa el paso del tiempo

mira mi cuerpo hoy estéril

no hay diez mil colores

sólo grises

verdes apagados

calor

y puto viento...


aquí estoy

acércate si finalmente te dejo

dame consuelo

yo no me entiendo

tú compréndeme sin más...


hoy no crearé ni borraré nada

ando muerta

vacía

dura como una piedra

no tengo más remedio...

hasta que acabe el día...

en ti delego

8 comentarios:

  1. vaya. es jodidamente hermoso.
    (anímeseusté!)

    ResponderEliminar
  2. qué bonito, Glora, qué bonito!! Y no añado nada más porque lo dijiste todo de un tirón. Besos!!!

    ResponderEliminar
  3. Ni que lo hubieras escrito, también, para mí...

    ResponderEliminar
  4. somos como el tiempo,a veces está soleado con un cielo muy brillante, y otras dejamos que la calima nos
    cubra la alegría,dichosos pensamientos densos,situaciones que no nos gustan y un montón de cosas más,dejarlo pasar,mañana será otro día,me acercaré sin preguntar y tus ojos me dirán.Lindas y tristes palabras.Nube

    ResponderEliminar
  5. Uf, delegar... hace tanto que no lo hago, que llevo las riendas de mi vida... que ahora, leyéndote me han cogido unas ganas tremendas de que me mimen, de que piensen por mí.

    ResponderEliminar
  6. Qué poema tan bueno, me ha encantado como literatura y como mensaje me dan ganas de darte un abrazo y de desearte que delegues en la persona que sepa responderte como tú mereces.

    ResponderEliminar
  7. Es el calor. También hace estragos por estas latitudes. Hasta el alma se cubre de tiempo sur.

    ResponderEliminar