21 mar. 2008

No sé si será un buen día para escribir...

... cuando era pequeña el viernes santo era un día para hacer... nada, no se ponía la lavadora, no se remendaba la ropa, no se enchufaba el televisor, las tiendas cerraban...
Se salía de casa sólo para ir a la iglesia porque si hacías algo "dentro de lo normal" dios te castigaba.
Por aquel entonces yo llevaba dos coletas con tirabuzones, caminaba por las aceras pisando nada más que los ladrillos negros porque eran los del diablo, y las palabras viernes santo, dios e iglesia las escribía siempre con mayúscula.

Ya he perdido la fe, bueno, en realidad la fe nunca fue cosa mía, sino de mi madre, o de la suya... (a saber qué verdad saldría si hiciera una constelación familiar del asunto...) pero el miedo, ¡ay, lo bien que se esconde el miedo, lo rápido que se aprende, lo fácil que se aprehende a los huesos... así que -en serio- no sé si será un buen día para escribir...!



Pd. :-) Ya es primavera fuera del CI

11 comentarios:

  1. jajaja te imaginé con las coletas y pisando los ladrillos negros y joé, de peli de terror, eh??...

    Pues mira cuales son mis temores, por si fueran pecado mortales ahora mismito: pretender hacer las evaluaciones de los beibis hoy, haberme saltado mi turno del "cadáver exquisito" yéndome de viaje después de haber dado mi palabra y haber denegado hoy una invitación a una pateada con posterior bañito en Famara bajo excusa de centrarme un poco en mí que estoy como "asirocada". Qué te parece?? jajajajajaja

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Mira, Glora, mi madre me pasó su miedo por todo lo que fuera taparse la cara, así que fíjate lo mal que lo paso en carnaval y en semana santa, que digo yo que por qué no dan la cara ¿eh? ¿por qué???? COño ya con los miedos, ayyy.

    ResponderEliminar
  3. los viernes santos con mis padres eran horribles, ¡teníamos que ir al via crucis! quizá por eso de cuatro hermanos tres somos agnósticos.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo recuerdo el via crucis como algo fantástico por las canciones. Siento habérmelo perdido este año, me fui a Madrid de exposiciones y olvidé mis obligaciones para con mis temas favoritos: Perdón Ooooooooooooooooohhhhhh dios mío y Los clavos.

    Y hasta el año próximo que sólo las podré entonar jugando a las cartas con mis amigas pero no con las mujeres de mi pueblo en la mañana del viernes santo a voz en grito.
    Me lo perdí...

    ResponderEliminar
  5. Puede que el miedo no se pierda nunca, pero si hay que empezar por algo... qué menos que la nimia irreverencia de comernos las mayúsculas??
    Por si te sirve de consuelo... yo, además de comerme las mayúsculas, también he comido pollo... ;)

    ResponderEliminar
  6. Glora ¿por qué cada vez que abro tu blog, antes de que cargue del todo, me aparece el Mr Bean ése???? Eso sí que da miedo, jajajajaa.

    ResponderEliminar
  7. Marcela,jajaja... es que está en la plantilla original y no consigo quitarlo, jajajaja, pero ya sabes lo que me duran las plantillas...pronto dejarás de verlo...

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Gloraaaaa, es que me daba mal rollo, jajajaaaaaa. Ahora está todo más guapo.

    ResponderEliminar
  9. ...hoy me doy cuenta que mi madre fue el pilar religioso de semana santa en toda mi vida...que fuerte!

    Este año, ni miércoles de cenizas, ni visitas a los templos, ni domingo de ramos, ni nada de nada.

    Este año, fue íntimo, una amiga 3 días, una vela en la Catedral y una lagrima en Santa María de Mar.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Pues, cuando yo era pequeña, que también llevaba dos trenzas, pero sin tirabuzones, no se podía ni cantar. Más te digo. Y yo, cantaba, por supuesto que cantaba, y me entraba una congoja!!!!
    Ahora, ya, ni me inmuto. Lo que es la vida, ¿eh?
    Feliz comienzo de trimestre, compañera.
    Besinos lluviosos.

    ResponderEliminar