4 ene. 2008

Es lo que hay...

Lógicamente, muchos días no sé qué decir o cómo decirlo.

Primero siento que no tengo nada que ofrecer. No tengo soles, no tengo colores vivos. No he dado el paseo por la avenida oliendo y viendo el mar. No he preparado un desayuno de hotel ni hemos ido a la talasoterapia. La inspiración no llega. La creatividad ¿qué es?.

Muevo la cabeza de izquierda a derecha... de derecha a izquierda, me sacudo esas ideas. ¡Claro que tengo!

Tengo para compartir mi energía, hoy no es mucha, pero juntamos la tuya y la mía y las multiplicamos. Tengo la terraza, una mañana fría, un mar gris, un montón de libros, revistas y películas, un vasito de soja calentito, un pijama, unos calcetines o una manta para que te abrigues los pies, un hablar de cómo nos sentimos, unos abrazos, unas risas...

A lo mejor no es lo que tú quieres,lo que necesitas... pero es todo lo que hoy tengo...

7 comentarios:

  1. Hola Glora, como dijo Concepción Arenal: "las fuerzas que se unen para hacer el bien no se suman, se multiplican"
    y entre tus fuerzas, las mías (modestas) y las de tu gente querida, pues vamos multiplicando sonrisas en nuestro corazón.

    Gracias por tus visitas a mi blog. Te he dejado una canción para ti en la columna lateral.

    Abrazos elevados al infinito para ti

    ResponderEliminar
  2. lo que tengas que ofrecer es suficiente, te lo aseguro. bicos.

    ResponderEliminar
  3. Lo que hay es mucho cuando se da todo lo que se tiene. un besazo

    ResponderEliminar
  4. Tienes un tesoro valioso Glora. No digo más

    ResponderEliminar
  5. Hola preciosa!! llegando... encendiendo el portatil... sintiéndome en casa... como me sentí en la tuya... tú, que siempre tienes tanto que ofrecer... Muuuuuchos besos!!

    ResponderEliminar
  6. Añado algo de música, por si hace falta. Aunque con lo que ofreces, yo estaría más que contento...
    Estamos haciendo lo mismo en casa...¡Y qué rico!
    Un abrazo...

    ResponderEliminar
  7. Por lo que tú tienes hoy para ofrecer firmaba yo para el resto de mi vida.

    ResponderEliminar