9 ene. 2008

¿Dije estupenda y maravillosa normalidad?

Ja,ja,ja... ¿de verdad dije: estupenda y maravillosa normalidad? ¡No puedo creerlo! En realidad lo que quería decir es que prefiero esta "normalidad" a las fechas aquellas, pasadas ya... lejanas gracias a dios... en las que se comía solomillo o langostino en todas las comidas y el tiempo libre se gastaba en la interminable cola de algún establecimiento comercial.

Mi normalidad consiste en levantarme muy temprano, preparar desayunos varios, saborear un cortado largo, ver amanecer a través de los cristales, trabajar en lo que me gusta, almorzar comida de cuchara preparada la noche anterior, descansar un rato mientras veo a Bea la fea (sí, lo confieso), compartir por las tardes la mesa de trabajo con mi hijo, escribir posts rápidos, pasear a Mari cerquita del mar, apagar las luces cuando todos se acuestan, fumar en el silencio de la noche el cigarro del día, leer, dormir... y, otra vez volver a empezar...

Oye, que necesitaba aclarar que las vacaciones me encantan, y que por supuestísimo que las prefiero antes que trabajar... jajaja...

8 comentarios:

  1. Yo también veo a Bea, sí, lo confieso, aunque ahora la tengo abandonada por causa de la mi Bette, que me tiene sorbido el seso.
    Pero, mira, la normalidad así, fantástica, y más fantástica cuando podemos romperla, ¿no?

    ResponderEliminar
  2. jajajajaja te he leído recordando tu voz y entonando la pregunta y la carcajada como creo que lo habrías hecho en la realidad y te he echado de menos!! qué ricos fueron esos ratitos en esa "normalidad de vacaciones" con tu comida de cuchara, la Mari dando la lata con la pelotita, el "tuneado" al blog, el café... ¡Eso es la estupenda y maravillosa normalidad!!

    Besos preciosa!

    ResponderEliminar
  3. Pues mira, me parece estupenda tu normalidad, vamos que si a eso añades ciertos días de descanso, mucho sol que tienes en tu tierra y un par de veces que se presenta la ocasión de un revolcón, ya sería lo perfecto ¿no? Bueno, quito lo de los madrugones.

    ResponderEliminar
  4. Gracias mis niñas!
    Olvidé decir que en mi "normalidad" también están ustedes... no hay día en que no entre a ver cómo les va!
    Besos para todas!

    ResponderEliminar
  5. jajajajaja tranquila que te habíamos entendido. a todos nos pasa un poco igual en las vacaciones!

    ResponderEliminar
  6. Sencillez es adjetivación que me resulta agradable. En gran medida guarda un secreto de felicidad posible... Eso me parece humano.

    No sé si me equivoco, pero tu normalidad parece que contiene dosis de esa sencillez.

    Buen día

    ResponderEliminar
  7. jajajaja tranquila, te entendimos perfectamente! de todos modos, la normalidad mola!

    ResponderEliminar
  8. La normalidad no tiene por que ser monótona. Un dicho: haz lo que te gusta y no disgusta.

    ResponderEliminar