6 sept. 2007

Benditos cuarenta...!

De mi reciente visita a Cartagena me ha quedado, entre otras cosas, una tremenda afición a la siesta.

Esta tarde me acosté pensando en una palabra, la que mejor defina mi estado. La encontré al despertar: madurez.

Preparo el café. Después de la siesta, si no tomo un cortado, no soy persona.

En un papelito escribo lo que tengo que hacer: encargar una persiana para la ventana de mi habitación, comprar una agenda escolar bonita, aguacates, sandía y una red para que mi hijo pesque -y luego suelte- pececillos en los charcos.

Me pongo guapa -más guapa-: falda hippie hasta los pies, esclavas, blusón ancho escotado, brillo en los labios. Me dirijo hacia el pueblo a hacer mis recados.

El cielo está nublado y me acuerdo de Pérez, -como me pasa siempre que no luce el sol-. Un mes y doce días sin verlo... Escucho "por el serengueti de tu cuerpo" de "Los Mártires del Compás" y más que le echo de menos. Muevo la cabeza de un lado a otro para quitarme los pensamientos, con el movimiento se me suelta el pelo -lo había recogido con un lápiz-.

Vuelvo a pensar en la palabra. Me siento madura. Me gusta mi piel y sus imperfecciones. Me gusta mi andar -con el pequeño dolor del talón derecho incluido-. Me gusta mi boca y mis caricias aunque estén sin usar. Me gustan mis palabras aunque sólo las escriba. Me gusto. Hoy me siento perfecta como soy.

Camino por las calles. Encargo la persiana. La agenda tiene dibujadas en la tapa mil mariposas y los aguacates, ¡joder!, están a casi siete euros, pero los compro.

Me siento muy bien. ¡Benditos cuarenta -y pico-, bendita madurez!

10 comentarios:

  1. Bendita, bendita madurez, sí señora, que nos permite sentirnos bien con nosotras mismas.
    Qué gusto leerte, Glora. Parece que corren buenos tiempo para la lírica, entre mis blogueras favoritas. ¡Que duren, y duren, y duren...!

    ResponderEliminar
  2. Yo pronto pisaré esa edad, espero y deseo poder decir lo mismo :o)

    Besos guapa!

    ResponderEliminar
  3. esa Blau soy yo, Blue :oP se me chispoteo

    mas besines

    ResponderEliminar
  4. AY, qué razón tienes, Glora, la madurez es preciosa y las mujeres cada vez estamos mejor en la madurez, más seguras, más firmes, más nosotras...qué bien leerte, besos.

    ResponderEliminar
  5. yo cumplí 36 en junio. nunca me he sentido mejor, tampoco. por fin he aprendido a gustarme.

    ResponderEliminar
  6. jajajajaja qué liiiiindooooo... si te veo y todo, te imagino perfectamente... Bendita seas!!

    Que lo sepas ya para siempre: estás perfecta!!! Y venga, vente ya para acá a lucir las faldas largas...

    Besos, muchos, muchísimos.

    ResponderEliminar
  7. ...y que cuuuuuumplasssss muuuuchosssss másssss
    (con la misma actitud)

    ResponderEliminar
  8. diciembre11/9/07 8:20

    Que bien se te lee, esos días en que una se encuentra "estupenda" son maravillosos. Seguro que estás guapísima con ese blusón y esa falda hasta los pies...los curenta os dan un toque especial, a mi me pareceis irresistibles. Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Hay gente que al cumplir años se deprime, yo me deprimo por las cosas que quiero hacer y no me da tiempo, los años nos dan madurez, experiencia y aunque nos cueste creernoslo muchas veces, mucho,mucho, encanto. un besazo

    ResponderEliminar
  10. ¡Bravo!
    Eso te define como persona, no hay nada mejor que sentirse conforme de como es.
    Yo estoy a punto de los 57 y hay veces que me encuentro hasta guapo. Otros días me levanto con la ojera puesta y no tanto, pero me conformo porque para mi edad...
    Me ha gustado tu post.

    ResponderEliminar