17 ago. 2007

Madrugando...

Esta última semana apenas puedo dormir.
Intento ser positiva y pensar que así alargo las vacaciones, pero no me consuela.

Normalmente, cuando despierto, me quedo en la cama. Procuro dejar la mente en blanco… y entonces me vienen a la cabeza dudas extrañísimas para esta hora del día. Por ejemplo:

- ¿Cómo voy a dejar la mente en blanco, si cuando lo hago se me queda negra y vacía? ¿Y si se me queda mucho rato negra y vacía, quién me asegura que a partir de las nueve pueda volver a cambiarla de color?
- ¿Por qué me tocaría la pita aquel individuo ayer en la rotonda? ¿Quién carajo tenía preferencia? Y si tiene preferencia el que está dentro, pero la rotonda es supergrande y te da tiempo de pasar, ¿puedo?
(Me suena haber leído sobre trenes y barreras, pero ¡juradito por dios, que hace 22 años, cuando yo saqué el carnet, no venía en el libro de teórica nada sobre esto!)

-Después me voy al centro comercial a comprar unos vaqueros.
No, mejor no…
Bueno, sí…
Glora, tú sabes que a estas alturas del verano no vas a entrar en la talla cuarenta ni de coña.
Bueno, tú vas, y si la cuarenta y dos no te entra...
-¡Malditos sean los espejos de los probadores! Creo que tienen algún truco para ver aumentada la celulitis …)


Enciendo la luz, abro uno de los libros que están encima de la mesilla de noche por cualquier página y leo:

Si las visiones son aceptables sólo cuando son creíbles, y si son así sólo cuando están basadas en hechos, ¿cómo obtenemos las visiones positivas sobre nosotros mismos y nuestra experiencia? ¿Cómo conseguimos considerarnos grandes conductores, amantes prodigiosos y cocineros ingeniosos si los hechos de nuestra vida incluyen un patético desfile de coches con abolladuras, parejas decepcionadas y suflés desinflados? La respuesta es simple: manipulamos los hechos…
-(¡Joder, ¿me regalaría mi hermana este libro porque me quiere... o algo…?!)


Es tan temprano que ni Mari, que está a mis pies se ha despertado. Cuando me levanto, abre un pizco los ojillos y desde allí, supongo, escucha cómo enciendo el ordenador, preparo el café y doy por empezada esta nueva jornada…


Pd. Tengo pendiente escribir un listado de cosas que se pueden hacer, cuando estás despierta y tus vecinos duermen.

6 comentarios:

  1. Hola Glora! Hay mucha melancolía escondida hoy en tu entrada. No madrugues más. Un biquiño.

    ResponderEliminar
  2. Quizás no puedas dormir porque el cuerpo está descansado, a mi me pasa a veces.Respecto al madrugón, pensemos en cosas bonitas que nos apetecería hacer y pongámonos a ello..un besazo

    ResponderEliminar
  3. Errarum humanun est... incluso dentro de las rotondas, o haciendo souflés.

    Los hechos de nuestra vida están bien... pero fueron. Hoy -cada día- comienza de nuevo la vida, con un montón -perdón por la imprecisión cuantitativa- de hechos erróneos e incluso manipulados. Pero con otro montón de... por haceres, que incluyen el souflé que saldrá bien. Pues no hay -pienso yo, cuando en eso pienso- cocinero preconcebido... sino potenciales inexplorados, descubiertos, las más de las veces... a base de trabajos que, inevitablemente... incluyen el error.

    El resto -vuelvo yo a pensar- son... limitaciones y autolimitaciones -que suena a cosa peor-

    Qué importa no sé qué perfección si al final todas -las perfecciones- son un estado transitorio y muchas veces "construido estereotipo tópico". Eh?... qué importan?.

    Es como lo de las tallas. Un monton de tópicos que nos hacen perder de vista lo importante... Aquello que perdura, no se ve en espejos de espacios comerciales -de cuya manipulación no me cabe duda, jajaja-

    Aquello de verdad importante sólo se ve... materializado en nuestras acciones.

    Qué importa si el souflé es o no es ortodoxo? Y el sabor?... y el esfuerzo que se puso?... y las ansias de mejora?... Es que esas cosas no tienen valoración?

    (lo siento... me he vuelto a meter... más de lo debido. Igual este espacio de los comentarios debería tener, para gente como yo... un limitador de palabras. En el fondo sería como un limitador de errores, jajaja. Pero bueno. Había yo escrito que... límites no. Así es que no voy a contradecirme ahora -porque no me nace, más que nada)

    Gracias por tú post. Por él he podido yo expresar cosas que de otra manera igual no hubieran salido nunca. Aunque sea con errores y "cosas" poco creibles... y hasta manipuladas.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Glora!
    He leído tu blog en alguna ocasión pero no sé si te he dejado comentarios alguna vez...mmmm... Soy incapaz de aconsejarte nada... Yo también llevo días durmiendo mal, así que... MUCHO ÁNIMO.

    ResponderEliminar
  5. el problema de los probadores (diseñados por hombres) y que, creo, debe restar muchas ventas (de ropa, aumenta la de antidepresivos), es que te ponen unos horribles focos de neón arriba, luz fría, directa, marcando cada chichita... nos hace más feas. en la calle con luz del día somos otra cosa... (mucho mejor)
    así que desconfiemos de los probadores, el espejo no nos dice la verdad. estamos fantásticas.

    ResponderEliminar
  6. En esos momentos de la mañana en el que no estás dormido ni tampoco despierte, los pensamientos se diluyen y la mente divaga, en esos momentos no quiero pensar en nada porque siempre me asaltan los temores y todo es negativo, prefiero pensar de pie.
    Saludos

    ResponderEliminar