8 jun. 2007

Sol reparador

He despertado preguntándome si durante la noche me habría atropellado un camión.

He mandado al niño al colegio.

Me he preparado un café.

He puesto las sábanas a lavar.

Después, a pesar de que el color de la cola del gallo que mi hermana trajo de Portugal, indicaba que el tiempo estaba nublado, preparé la mochila y bajé a la playa.

Tras un breve recorrido encontré un lugar con bastante arena para tender la toalla. No fue necesario colocar en cada esquina una piedra.

Me acosté. Primero relajé y estiré todo el cuerpo, después, observando que en esa posición me dolía la zona baja de la espalda, flexioné los pies y entreabrí ligeramente las rodillas.

Abrí el bolsillo exterior del bolso y saqué el protector solar. Me puse un chorrito en la mano izquierda. Igual que se moja una papa loca en alioli, mojé el índice derecho en la crema y me apliqué en la cara la señal de la cruz, uno, dos, tres, cuatro… Lentamente, me di un masaje hasta extenderla.

La playa estaba salpicada de mujeres, no había niños, ni niñas, ni hombres jóvenes o viejos. Del mar venía el sonido constante de las olas. Las nubes fueron desapareciendo.

Separé un poco más las rodillas para dejar que el sol penetrara sin problemas. Así estuve bastante rato… más tarde me di la vuelta y me acosté boca abajo... hasta que sentí que el sol había reparado mis sistemas…

7 comentarios:

  1. Yo, no puedo tomar sol porque soy muuuyyyy blanca y quedo roja :o(
    Besines de viernes :o) muack

    ResponderEliminar
  2. ohhhh cómo te entiendo chavala, yo soy como tú! adoradora del sol, ja ja ja ja ja

    ResponderEliminar
  3. El sol, la playa, el descanso, el silencio, el ruido del mar...todo eso repara y mucho; qué afortunadas somos de tenerlo cerca. Por cierto, al foto me encanta, así me siento yo a veces.

    ResponderEliminar
  4. Estoy muy blanco y me tengo que "bañar en crema", pero sí que es reparador. Y si puedes tomarlo sobre una roca en la que rompa el mar o cerca de él...bufff...es como si te cargaran la batería.
    Un abrazo...

    ResponderEliminar
  5. Es que el sol, junto con la arena y el ruido del mar son infalibles para "reparar" ciertos desajustes sobre todo emocionales, es un tratamiento eficaz donde los haya.
    Yo todavía no he podido ir a la playa, espero que sea pronto, tengo unas ganas horribles de recibir un abrazo caluroso y darme un buen chapuzón.
    Un beso
    Nerim

    ResponderEliminar
  6. rosario dinamitera10/6/07 11:59

    ¡Ay tu solito y mi solecicooooo!
    Con cuánto gusto habría compartido a tu lado esa bendita reparación!!! y luego la inmersión ultrasónica pa apretar las carnes!! (en las fresquísimas aguas del atlántico...)

    ResponderEliminar
  7. Si no fuera por la hora que es y por las latitudes en las que me encuentro, corría hacia la playa a reproducir cada uno de tus pasos. ¡Qué envidia!

    ResponderEliminar