15 jun. 2007

Que no falte la palabra...

Igualo mis poemas y mis partos,
al principio dolorosos,
lentos, vacilantes.

Poco a poco el cuello se dilata,
las palabras surcan la garganta
y las veo nacer,
raudas, seguras, indoloras.

Hablan de mi,
conocen como nadie mis anhelos,
mis traumas, mis secretos.

Me reúnen conmigo
la que escribe enmascarada,
escondiendo mi cuerpo y
desnudando lo que siento.

Me acercan a ti
que sientes, besas,
lloras y abrazas como yo.

Me inclino ante ti, palabra,
me arrodillo,
me santiguo, si es necesario,
pero... con una condición,
no me faltes,
se positiva,
sana, infinita,
paciente,
justa,
amorosa...

6 comentarios:

  1. Uufff niña, he llegado de estar 4 días en un Spa, te lo R-E-C-O-M-I-E-N-D-OOOOOOO
    Ahora, leere todo lo que no he hecho estos días.
    Besines playeros

    ResponderEliminar
  2. ¿Para qué las quieres domar, si ya te obedecen?
    Magnífico texto, nada más empezar he estado sufriendo tus "partos dolorosos".
    Un beso...

    ResponderEliminar
  3. Quiero que me descubras..., aunque seguro que no es difícil para ti. Cuando dos almas conectan es fácil adivinarlas.

    Me encanta lo que haces.
    Te quiero un montón.

    ResponderEliminar
  4. k bonito, cariño! estás inspirada, eh?

    ResponderEliminar
  5. blueyes, por cierto, no puedo entrar en tu blog, lo tienes restringido?

    ResponderEliminar
  6. Qué guapo el poema, gracias por esas palabras tan bien escritas, me voy a dormir con el eco de tu poema.

    ResponderEliminar