22 jun. 2007

El viento...

Vivo en el sureste de la isla. En esta época del año empieza a hacer muchísimo viento y no para hasta septiembre por lo menos...

El viento me pone inaguantable, me meto en mi casa, en mi habitación, en una esquina de la cama, me escondo en lo más recóndito de mí…

Si salgo de mi rincón, lo hago para hurgar en la despensa o en la nevera. Busco chocolate, nocilla, cacao en polvo… cualquier cosa negra que me quite este estado y me envíe al otro, al del sentimiento de culpa por haber arrasado con todas las calorías…

Hoy no tengo chocolate ni galletas ni nada que engorde... A principio de semana me puse, otra vez, a dieta. Sólo son tres kilos de más, pero los muy c*br*n*s en vez de repartirse por mi metro sesenta y siete, se quedan todos en las caderas…

Con este panorama y Mari exigiendo salir, me meto el vaquero, la sudadera, las playeras y a la calle, a pasear la mala leche…

Uno… dos… tres machos se acercan a oler las partes olientes de la perra, que está en celo. Parezco una loca intentando espantar a los perros, les repito: no, no, no, fuera...!
El hombre de siempre está ahí, medio escondido detrás de un árbol. Siento su mirada girando como el bombo de una lavadora, sobre mi culo. Me hago la sueca, y sigo andando y repitiendo no, no, no, fuera… Yo le ladro a los perros y Mari a un tío bueno que corre por la avenida. (Le digo bajito: yo también le ladraría…)

Las olas son grandes y ruidosas, llegan, golpean la orilla y se van llevándose las piedras. Una pareja de jóvenes está en el agua, abrazados y besándose...
A la vuelta, media hora más tarde, la pareja sigue en el agua, besándose…

Paso por la tienda, ¡al carajo la dieta!. Compro chocolate. Ya me lo comí, y ya empecé a sentirme culpable…(¡y además, es mentira: no sustituye al sexo!).

Es viernes y hay una buena película a las nueve. Dentro de poco hago roscas, muchas y saladas como los besos de antes…

5 comentarios:

  1. Tengo el mismo problema, me sobran unos kilitos y soy incapaz de prescindir del chocolate, y aqui no tenemos viento así que no le puedo echar la culpa al viento, que rabia, no?.
    Que tengas un buen fin de semana.
    Un fuerte abrazo

    Nerim

    ResponderEliminar
  2. Jajaja... Glora, me encantó... me gusta esa forma realista de expresar sentimientos a través de situaciones de la vida cotidiana, chocolate incluido.

    Has probado los helados?... jajaja. Tampoco sustituyen nada ni a nada, pero... satisfacen y refrescan, e incluso facilitan algunas digestiones. Te dejaría mi marca favorita... pero no sé si está bien usar este espacio para hacer publicidad, que además... sería gratuita.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Si tienes alguna vez la posibilidad de ver "Avanti" de Billy Wilder (en Europa se tituló: "Qué pasó entre mi padre y tu madre") te darás cuenta que no hay kilos ni chocolate que pueda evitar una declaración de amor como la del final de esa película...
    Me entantan tus relatos vitales.
    Un abrazo (dulce).

    ResponderEliminar
  4. Glora, feliz domingo post San Juan.
    Yo no me pongo a dieta, porque se bien que no aguanto.
    Te dejo unos besines.

    ResponderEliminar
  5. Pues yo vivo en maspalomas,y me alegra ver que los dias vuelven a tener la luz de siempre, ya empezaba a apurarme...
    Y a mi el chocolate no me sustituye nada, como te pasa a ti

    ResponderEliminar