25 jun. 2007

Desde mi país de nunca jamás...

Nos miraba desde las alturas, desde allí observaba tranquilo a la humanidad, no había esclavos visibles ni invisibles, no existía el exterminio de especies ni batallas por dominar el mundo.

Nos portábamos tan bien que confió en nosotros, aunque, por si las moscas, delegó sus cuidados en unos pocos.

Esos pocos vistieron uniformados, clavaron sus banderas, sus cruces, y utilizaron el poder para abusar de otros más débiles.

El débil somete a otro más frágil que él. Posee y mata a la esposa (¿qué nombre es éste?); rapta, viola, asesina a los niños y a las niñas; abandona al perro y a sus semejantes; quema los bosques; lapida; roba armas y las usa contra sus vecinos; contamina el aire que respira; destruye la naturaleza en nombre del progreso.

Las víctimas se sienten insignificantes, pero siguen teniendo el poder de decidir quiénes quieren ser: ¿mejor persona, víctima, verdugo?

.../...

... ¿Cómo sería si alguien cuidara de nosotros desde las alturas como un socorrista de playa?

... ¿Cómo sería si las batallas por conseguir dominios fueran sólo un juego y se libraran con espadas de cartón?

12 comentarios:

  1. "¿Cómo sería si las batallas por conseguir dominios fueran sólo un juego y se libraban con espadas de cartón?" nos preguntas.
    Creo que serían igual de crueles, pero con sangre invisible.
    La injusta economía causa más muertos que cualquier guerra y sólo es un juego con papeles de colores llamados billetes.

    ResponderEliminar
  2. rosario dinamitera25/6/07 12:45

    Creo que es una cuestión de límites...¿hasta dónde llegar para llevar nuestro gato al agua? ¿a costa de qué y quienes? y sobre todo ¿por qué ponernos límites?...en nuestra cultura ya no nos sirve dios...hemos dado rienda suelta al deseo y el poder del más fuerte y menos despiadado se impone...Las cosecuencias son imprevisibles.
    pero creo que se puede ampliar la perspectiva...y dentro de unos años nadaremos en nuestras miserias...
    Anda que no estoy optimista ni ná!

    ResponderEliminar
  3. Ya se sabe que el hombre es el peor enemigo de sí mismo, si es cierto (que lo dudo), que Dios creó al hombre, vaya chapuza que le salió.
    "El débil somete a otro más frágil..." leyendo ese párrafo uno se da cuenta hacia dónde va, y el final -lo tengo clarísimo- es la destrucción total, víctimas de nuestra civilización.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo, como casi siempre, soy optimista y creo que hasta con espadas de cartón puede firmarse la paz. Claro que mi optimismo es innato y eso ayuda mucho a verlo todo con algo de luz.

    ResponderEliminar
  5. Oi, achei teu blog pelo google tá bem interessante gostei desse post. Quando der dá uma passada pelo meu blog, é sobre camisetas personalizadas, mostra passo a passo como criar uma camiseta personalizada bem maneira. Até mais.

    ResponderEliminar
  6. Cambiemos las espadas de cartón por palabras y las batallas por veladas dialogadas, igual así el ser que debería vigilarnos desde arriba se podría tomar unas merecidas vacaciones.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Qué seres tan absurdos, somos los humanos. Y no te puedo decir más.

    ResponderEliminar
  8. La condición humana es, naturalmente, temerosa y frágil y es de esa fragilidad, pienso, de donde nace la violencia que desatamos contra nosotros mismos y nuestros semejantes cada vez que la frustración –natural como respirar- nos embarga.

    El poder es ansia de seguridad –otra vez el miedo- que por inalcanzable nos crispa y nos domina, para volver a empezar. Todo es de lo más natural.

    Pero… y qué hay con la cultura?

    Es ahí –en la cultura- donde se puede esconder el gran secreto –quizás Dios-

    La cultura –valores, creencias, modas… ideologías- nos hace, y hoy hay una cultura –la de la guerra- que lo impregna todito –hasta lo último en moda pronta-

    No hay más que ver, aparte de la moda esa que he escrito, la tv, el cine, los juegos… todo es violencia… y sexo manipulador –por consumista o para el consumo, que igual da-

    En cualquier caso… el secreto –pienso, esta vez por última en este comentario- está en pensar más y, por ejemplo, en utilizar estos medios para transmitir un poco de contra_cultura. Mucha paz, mucho razonar… menos consumo idiota y deshumanizante.

    No sé… igual no era este el tema, y me he colado yo en casa ajena… -se me perdone, si es así-


    … los mejores deseos, siempre a tod@s

    ResponderEliminar
  9. Leyendo en casa de Adastra un artículo de Gore, en ca' Santi uno sobre "pìrómanos infantiles" y aquí el tuyo, opino que cada vez somos más los utopistas.
    ¿Por qué no?

    ResponderEliminar
  10. Creo que es mas sano eliminar la esencia de la guerra que los metodos ... pero eso es mas quimerico aun.

    Es un poco como dijo Rafael ... que chapuza de hombre le salio. Sobretodo en algunos casos.

    ResponderEliminar
  11. Hola niña, estas pensando?? jajaja
    Besiness muackkkkk

    ResponderEliminar
  12. somos extraños, los seres humanos... bicos guapa!

    ResponderEliminar