23 ene. 2007

Alumnado, lunares y timbres.

Trato de encontrar la inspiración entre este montón de personas que aprenden sin mucho interés, ya que, ante la menor dificultad, tiran la toalla... y el jabón.
(Hacen un examen, cada una en su ordenador...) Son nueve mujeres y dos hombres, de entre 17 y 35? years old. Una de ellas, Na., siempre llega tarde a los controles, no lo entiendo, luego se pasa todo el tiempo pidiendo explicaciones que ya di al comienzo. Hoy viene con chándal rosa, horrible, de punto, que deja entrever la celulitis de su culo gordo. (Joder, qué mala soy, estoy criticando a mis alumnos, y en horas de clase). Es la mayor –sin contarme a mi, que tengo más años pero soy más guapa (también tengo mejor y menos culo)-, tiene dos tremendas rayas en la frente porque siempre está arrugada. (¿Se puede “odiar” a una alumna sin que se note?).
Creo que mi preferido es Jo. Es jovencísimo, deportista y listo. (Acabo de levantarme porque tiene una duda). Hoy tiene una barbita de tres o cuatro días, monísima. El chico promete.
Me cae bien De. Es preguntona, algo protestona, despistadísima. Es madre. Resulta difícil imaginar ese cuerpecillo con un bebé dentro, es flaca flaca, flaquísima y pequeña.
Los hay que hacen ruido, que hablan. Los hay que están siempre callados, como Id. que está sentada a mi derecha. Cuesta recordar su voz. Cuando empieza a hablar intento mantenerme callada para escuchar lo que me dice. Habla despacito, parece acostumbrada a que los demás sepan lo que va a decir antes de pronunciar palabra. Empieza a hablar y luego calla para que tú termines. Me recuerda a mi sobrina G. que de chiquitina decía: “ho…” y su madre la interrumpía y te explicaba que la niña lo que quería era, saludarte, preguntarte cómo estás e invitarte a su cumpleaños.
Están Na y Ne, que trabajan rápido y mal. Es otra forma de aprender, lo hacen de los errores.
Lu., pasa totalmente inadvertida, también está siempre callada. Es agradable, cuando le explico algo, sonríe y me da las gracias. Yo le digo: “¿gracias?, de nata con fresas, que para eso me pagan”.
Al. es un cómodo, dependiente de los demás, prefiere preguntar a investigar.
Me encanta El. Es una pija. Su bolígrafo es de piedritas azules, usa folios rosa y cosas de esas. Lo pone todo guapo… y una cosa curiosa, para desayunar trae una latita de piña en su jugo, ¡qué cosa!, por aquí, los que no queremos engordar desayunamos como Eva: con una manzana! Es la típica mujer canaria: morena, regordeta. Es guapa. Tiene un pearcin encima del labio superior izquierdo (de la cara), que le queda muy bien. Es negro y parece un lunar.

A propósito de lunares. Un día me dio por pensar que los lunares son como los amigos y los amigos como los lunares. (Lunares, qué me gusta esta palabra!)
Sí, los lunares -como los amigos- a veces son de nacimiento, otros te salen después de un día de playa o han estado siempre ahí, pero no los has descubierto, como el que se esconde debajo de un pecho o de una nalga; otros, simplemente, están por aparecer.
Cuanto más mayores nos hacemos, más nos cuesta hacer amigos, aunque si conseguimos hacerlos, son grandes y duraderos, como los grandes lunares-manchas que nos salen en la piel al envejecer.

Me faltan Va y An… pero ya sonó el timbre. Recojo los exámenes y sigo, que ahora toca recreo.

A propósito de timbres: El sonido que nos avisa del cambio de clase ha cambiado. Ya no es PÍÍÍÍÍÍÍ (aquella sirena jodedora). Ahora es R*IN*IN, un sonido saltarín y feliz, como aquel que sonaba tres veces en el cine del pueblo para avisar del comienzo de la película.
El cambio me ha hecho recordar aquellos años.
El cine al que yo iba de pequeña era grande, muy grande, tenía negros asientos de madera, perfectamente alineados, un piano enorme, justo delante de la pantalla y cartones de huevos pegados al techo. Los baños quedaban justo debajo de la pantalla, a la derecha los de las mujeres, a la izquierda los de hombres. Para acceder a ellos se empujaba una doble puerta colgante, de esas que tienen los Salones en las películas del Oeste “Americano”.
Ir al baño del cine era una visita obligada, era como ir de viaje al centro de la tierra. Dentro de él seguías escuchando la película. Mientras orinaba me imaginaba qué cara habría puesto el bandido cuando el fulano le había dicho: ¡Alto forastero!
En aquella época no estaba bien visto follar antes del matrimonio y yo era la menor de la casa, así que, en ese cine disfruté no sólo de mis propias películas, en la sesión de las 4, ahora sesión de las 16:00, también disfruté de las de mis hermanas, en calidad de método anticonceptivo con minifalda y coletas.
Sonaban los tres R*INS*INS, se apagaban las luces y la gente se revolvía en los asientos. Por aquel entonces no sabía por qué, más tarde descubrí que la gente se movía, para facilitar al que tenía al lado la operación “méteme mano”.
No habían palomitas, ni coca-colas. A mitad de sesión se encendía de repente la luz, mi hermana se adecentaba el pelo y la falda, mi cuñado preguntaba qué queríamos tomar y desaparecía por una puerta con cortinas rojas que había a mitad de sala. De nuevo sonaban los tres R*INS*INS. Los chicos aparecían con las manos llenas de bolsas de munchitos, millos y chicles bazooca. Al final de la película se aplaudía.

Suena de nuevo... acaba el recreo, empieza otra clase. El timbre avisa, el timbre manda.

7 comentarios:

  1. Lástima que en los blogs sólo haya sección para comentarios, y no para gestos. Bajo mis ojeras y entre mis mandíbulas (estos últimos días algo tensas) se ha dibujado una sonrisa, qué tipo de comentario acompaña o expresa las sonrisas? no lo sé, pero gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. rosario dinamitera24/1/07 11:14

    Perdona que no me crea que odias a esa alumna por su culo. Los culos más feos pueden ser también los más entrañables si hay amor, o por lo menos simpatía. Seguramente sea una tia más porculera que culona, y lo que pasa es que es más evidente y fácil de detectar eso que la causa de su repulsión. En fin, que no te agobies, que lo normal es odiar a la gente odiosa y adorar a la adorable. Lo contrario son perversiones (y no levantes las orejas, que testas volviendo muy perversilla tú!)
    Otra cosa es que se nos note más o menos... Y QUÉ si se nos nota. No se debe notar, que pa eso hay profesionalidad. Pero no somos ordenadores y nuestra cara es un perpetuo emoticono. Y lástima del que no lo sea!

    ResponderEliminar
  3. jajajajaja Bien me he reído Glora!! Pues mira que yo sí que creo que estás inspirada!!?? jajajaja y algo me dice que igual tiene "algo" que ver lo que contabas en el post anterior!!?? jajajja

    Ayyyyyy, las cosas de los maestr@s! jajajaj de eso estuve hablando ayer en un colegio de estas nuestras islas. De lo afectivo en la docencia, de que somos y son personas, de que lo que se enseña no es curricular, que lo curricular se aprende y no importa tanto y cosas por el estilo. Y que sí... que como en la vida real unos nos gustan más que otros! Igual que nosotros a ellos.

    Waooooo lo del cine!! jajajaaj me trajiste a la memoria mis puntuales y semanales sesiones de cine (de a 4) en mi pueblito costero... ya sabes cuál! Yo era tan chica que no me daba cuenta de todos esas operaciones metemanos jajajaja pero sí me acuerdo perfectamente de esas visitas al baño y la peli de fondooooo jajajaja es verdad! Y la insonorización última tecnología... qué asco me daba!

    Bellísimo lo de los lunares. A mí, hace poco, me salió uno... y estoy muuuuuuuuy contenta con él. Besos besos besos...

    Pero qué alegría pa'mi cuerpo me ha dado hoy tu post, me has alegrado la mañana!! jajajajaja

    ResponderEliminar
  4. Kansspel: (con el permiso de Glora)... recupérate pronto, eh?? Descansa mucho, relaja esa mandíbula y los otros músculos del cuerpo, energízate, eh?? que se te echa de menos a ti, a tus sonrisas y a tus escritos... es una petición, eh??

    Muuuuuuchos besos!!!

    ResponderEliminar
  5. Estoy aquí en el aula donde hago mi proyecto y la verdad es que me has dado un descanso genial. Y no sé porqué pero me ha entrado una morriña enorme.
    Moitos bicos!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Buenos días a todas! Cómo me gusta que les guste..., qué bueno saber que el post les dio sonrisas, disfrute, descanso...
    Un abrazo fuerte y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  7. diciembre12/2/07 12:41

    Me ha encantado, yo trabajé de docente una época y me encantó, además eran personas discpacitadad con lo que ha sido la experiencia más enriquecedora de mi vida. Las mujeres canarias sois guapísimas, a mi me encantais,tan morenas y sensuales.

    ResponderEliminar