4 ago. 2016

Ruidos

Las neveras sólo hacen ruido por la noche. Son tan cabronas como la tos.

7 may. 2013

El diablillo que llevo dentro

Dios mío, como odio a las cajeras de supermercados demasiado simpáticas o a las que te dicen cuando te pasan la compra: hoy toca limpiar, eh!;  ¿vas a hacer un queque?; ¿hoy haces potaje, a que sí?; ...
Estoy por ir a comprar un pepino y un tubo de vaselina a ver qué me dicen...

25 abr. 2013

4 mar. 2013

Ángel

No mientas, sé que las plumas que encuentro por mi casa no son de los cojines de esa tienda sueca...

28 feb. 2013

ABIERTO

Las puertas y las ventanas de este blog vuelven a estar abiertas. Que se ventilen las fotos, los poemas, los comentarios y todo lo demás. Que entre aire fresco...

28 abr. 2012

7 abr. 2012

2 ene. 2012

Menú amarillo

Sopa de pollo

Pastel de pollo con arroz a la rica cúrcuma

De postre gelatina de limón

30 dic. 2011

Me gusta el número 2012. No sé por qué, pero me gusta.

Para todos mis mejores deseos para el nuevo año que comienza. Que todo lo que soñemos y sea bueno para nosotros se haga realidad. Y que no dejemos de apreciar nunca jamás las cosas bellas de la vida por más antenas de televisión que se nos coloquen en medio.

26 nov. 2011

Paseo por Agüimes




Aprender a volar con las alas que tenemos y no desear las que nos faltan.


Vida

20 nov. 2011

3 nov. 2011

Y encima tiene una que aguantar que le digan: ¡¡eres una mujer con suerte!!

La verdad es que no estoy en mi mejor momento. Sola, casi muerta de ganas de conversaciones y cariños. Con las defensas bajas, medio empezando a salir de esta jodida gripe. Con un mes de noviembre cargado de temario y prisas. Con necesidad de tiempo para estudiar. Perdida, como si acabara de hacer una mudanza... sé que en alguna de todas estas cajas están mis ganas de vivir.
A pesar de todo me quedan fuerzas para tomar algunas precauciones: he quitado las macetas de la terraza, no vayan a caer encima de algún transeúnte; todo lo que es frágil en mi casa -menos yo-, está ya envuelto en papeles de publicidad del carrefour (me niego a usar periódicos); he desenchufado el televisor y he guardado los objetos punzantes;  hasta he comprado por internet treinta sacos de arena para gatos y ya los tengo preparados detrás de las puertas. Así estoy de atrincherada. 
¿Y tú, amig@, cómo lo llevas? ¿Preparad@ para la campaña electoral?

11 oct. 2011

De Jaime Sabines Gutiérrez

LA LUNA
La luna se puede tomar a cucharadas
o como una cápsula cada dos horas.
Es buena como hipnótico y sedante
y también alivia
a los que se han intoxicado de filosofía.
Un pedazo de luna en el bolsillo
es mejor amuleto que la pata de conejo:
sirve para encontrar a quien se ama,
para ser rico sin que lo sepa nadie
y para alejar a los médicos y las clínicas.
Se puede dar de postre a los niños
cuando no se han dormido,
y unas gotas de luna en los ojos de los ancianos
ayudan a bien morir.
Pon una hoja tierna de la luna
debajo de tu almohada
y mirarás lo que quieras ver.
Lleva siempre un frasquito del aire de la luna
para cuando te ahogues,
y dale la llave de la luna
a los presos y a los desencantados.
Para los condenados a muerte
y para los condenados a vida
no hay mejor estimulante que la luna
en dosis precisas y controladas.

29 sept. 2011

Sin tiempo ni cabeza para encontrar un título a esta entrada

Últimamente no encuentro el tiempo para escribir con puntos y aparte o de manera ordenada. En verano por unas cosas y ahora por otras. Empezar a trabajar ha sido como entrar en una lavadora justo en el programa de centrifugado. Hoy que empiezo un poco más tarde  me siento contra este cuadro de creación de entradas a ver si por fin le gano. En realidad me conformo con un empate. Despierto por las mañanas con pensamientos y certezas extrañas del tipo: la compañera de la EOI que no dice a qué se dedica no es operadora de una línea erótica, como pensé en un principio, sino policía secreta;  o el que lleva las cuentas en mi comunidad está juntando el dinero de los vecinos para irse antes que yo a Petra, el muy capullo. Reviso una y otra vez la casa antes de salir por si he olvidado la plancha enchufada o me he dejado la cafetera al fuego. De vez en cuando en el instituto me miro rápidamente los pies,  no vaya a ser que haya ido a trabajar con las cholas de andar por casa. Me han dicho que en las clases de dibujo y pintura, que empiezo la próxima semana, la mayoría de los alumnos vienen de salud mental. Me vendrán bien. En casa escucho música todo el tiempo, aunque para eso he tenido que poner el ordenador en la cocina. Ahora mismo suena "do you really want to hurt me" versión de  Karen Souza, no me la tomo como algo personal;  por las noches estoy leyendo  "El detective amaestrado" de Samuel Rodríguez Navarro y siempre me quedo dormida con las ganas de mandarle un mensaje diciéndole cuánto cuánto me está gustando. Cuando los alumnos con la mirada me dicen "estás como una moto" me acerco a la ventana y miro el mar y los molinos, e imagino que son nadadoras sincronizadas. Redondeo una y otra vez los días marcados en rojo en el calendario y muchas veces meto la nariz en el bolso de la playa, ¡qué bien huelen en otoño los protectores solares!

26 sept. 2011

Dos supermodelos en la familia

El LOLO,  el pobre, ¡resignado!


y la MARI,  ¡que con tanta foto...  ya tiene la mosca en la nariz!

25 sept. 2011

Arinaga (Gran Canaria)














Herramienta: Picasa 3
Gracias! Cristóbal por tus consejos.